Editorial El Nadir

El arte de la palabra

  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size
Autores
48
Eduardo Wilde
Tupiza (Bolivia), 1844-1913

Eduardo Wilde nació en Tupiza, pequeño pueblo del sur de Bolivia durante el exilio de sus padres argentinos, en la presidencia de Rosas. Conoció dificultades económicas frecuentemente graves, pues su padre se dedicaba a la exploración y explotación de minas sin demasiado éxito. Pese a ello recibió buena educación en el Colegio de Concepción del Uruguay, y en 1864 ingresó en la Facultad de Medicina de Buenos Aires. Durante su cuarto año de carrera le nombraron interno del Lazareto de Coléricos, cargo que ningún médico había querido aceptar. Se doctoró en 1870 con su famosa tesis sobre el hipo, trabajo con el que ganó el premio que otorgaba la Asociación Médica. Ocupó varios puestos de docente al tiempo que ejercía la medicina, y también puestos administrativos relativos a la salubridad e higiene públicas. Político, fue ministro de Justicia e Interior. Tras nuevas desavenencias políticas y en un gesto que podría interpretarse como un exilio voluntario, se ausentó de Argentina y peregrinó durante más de ocho años por tierras de Asia, Europa, África y América. Durante la segunda presidencia de Roca, en 1898, Wilde volvió a desempeñar funciones oficiales, esta vez como embajador en los Estados Unidos primero y después en Bélgica, Holanda y España. Su contribución a una de las más grandes conquistas de Argentina, la enseñanza común, gratuita, obligatoria y laica y el matrimonio civil, fue decisiva. La muerte lo sorprendió lejos de su país, en Bruselas, en 1913.

La primera noche de cementerio y otros textos
Diez textos reunidos bajo el signo de la ironía, cuando no el sarcasmo y la burla descarada ante el absurdo.
 

Tienda cerrada

La venta directa a través de pasarela de pago se ha deshabilitado en toda la web pero se pueden realizar pedidos a través del siguiente formulario.
Disculpen las molestias.
 

CEDRO Licencias

Si necesita escanear o fotocopiar páginas de alguna de nuestras obras diríjase a CEDRO para adquirir la licencia correspondiente.